Características generales

por Verónica Nercesian
cita

Características generales

Las dos características más llamativas del wichí son la de ser una lengua aglutinante con tendencia a la polisíntesis.

“Aglutinante” quiere decir que las palabras se forman agregando un partes a una raíz o base cuyos límites pueden reconocerse relativamente fácil dado que presentan un grado bajo de fusión entre ellas. Esas partes o morfemas se pueden agregar adelante de la raíz, y entonces llaman prefijos, o atrás, en cuyo caso se llaman sufijos. Por otro lado, se habla de “polisíntesis” según la cantidad de morfemas una palabra puede contener. Las lenguas aislantes son el contrapunto del continuum de grados de síntesis, ya que cada palabra contiene únicamente un solo morfema.

En general, las lenguas con un grado alto de síntesis, como el wichí, también indican las relaciones sintácticas dentro de la palabra, precisamente porque tienen la posibilidad de aglutinar gran cantidad de morfemas en un solo vocablo. Es por este motivo que una palabra wichí puede equivaler a una oración en español u otra lengua flexiva. Por ejemplo:

Wichí:               Latol’eyn’uyejpej.
Español:          Vos siempre discutís conmigo.

Si queremos analizar esta palabra wichí que además es una oración, debemos separarla en las partes que la componen y así asilar cada morfema y su significado, de la siguiente manera:

la-        tol’ey        -n’u   -yej      -pej
vos-     discutir     -me    -con     -siempre

Esto no significa que no se puedan construir oraciones con más de una palabra. De hecho eso sucede frecuentemente. Cuando la oración consiste en más de una palabra, el orden es SUJETO-Verbo-OBJETO, como en la siguiente oración:

                      S     V       O
Wichí:               Lataj tefw afwenche.
Español:          El lampalagua se comió al pájaro.

Las clases de palabras del wichí son sustantivo, verbo, adverbio, pronombres, conjunciones, marcadores ilocutivos, interrogativos, numerales e interjecciones. Podemos separar las palabras del wichí en dos grandes grupos: un primer grupo que incluye a los sustantivos y los verbos, y un segundo grupo que reúne al resto.

Las dos clases de palabras que conforman el primer grupo, sustantivos y verbos, son variables, puesto que pueden cambiar según la flexión (persona sujeto, objeto o poseedor y número). En cambio, las otras clases de palabras que conforman el segundo grupo son invariables, puesto que no reciben flexión y, por lo tanto, no varían (salvo en aisladas ocasiones, como ocurre con el adverbio hote que admite marcación pronominal, n’-hote ‘como yo’, ‘yo también’, y los pronombres personales que para expresar el plural lo hacen con el sufijo de número nominal –ilh: n’lham ‘yo’, n’lhamilh ‘nosotros’).

Los sustantivos y los verbos comparten los mismos sufijos de tiempo, el aspecto iterativo, la negación, el diminutivo y el aumentativo. La flexión de número, los sufijos de marcación y modificación ilocutiva, en cambio, son propios de cada clase.

Los numerales del wichí son aparentemente bases compuestas, por lo que es difícil afirmar que conforman en sí mismas una clase de palabra. Es un sistema de base en cinco:

Esp.         Wichí
uno           hotefwajhi
dos           nitokw                               
tres           lajtumfwaya
cuatro       tumwek
cinco        n’tkwey iwenyalha (lit. ‘mi única mano’)
diez          tijwek (lit. ‘[las dos manos] juntas’)

Actualmente, esas bases complejas están reemplazadas en su totalidad por los préstamos del español adaptados fonológicamente (y morfológicamente, el número uno puede recibir el sufijo diminutivo -fwaj: unu-fwaj ‘unito’), al menos por los hablantes de la zona del Bermejo –en Bolivia hay wichí hablantes que aun usan las formas nativas–. El sistema numeral wichí fue reemplazado por los numerales (cardinales) del español: unu ˂ uno; lus ˂ dos; tales ˂ tres; kuatlu ˂ cuatro; sinku ˂ cinco…

Para sintetizar, las palabras se clasifican según tres criterios: la forma (variables, invariables), el significado (con contenido léxico, vacías o con función) y la función (sujeto, complemento, predicado, modificador, enlazador o nexo, cuantificadores):

  • los pronombres personales y los sustantivos son variables, con contenido, y funcionan como sujeto, complemento del verbo o predicados nominales,
  • los verbos son variables, con contenido y funcionan como predicados,
  • los adverbios son invariables, con contenido y funcionan como modificadores,
  • las conjunciones son invariables, vacías y funcionan como enlazadores o nexos,
  • los interrogativos parciales son invariables, vacías y funcionan como sujeto o complemento del verbo,
  • los interrogativos totales, los marcadores ilocutivos y las interjecciones son invariables, vacías y funcionan como modificadores,
  • los numerales son invariables, vacías y funcionan como cuantificadores.

Nercesian, Verónica (2014). "La gramática wichí. Características generales". Publicación online disponible en: http://www.lenguawichi.com.ar/lengua-wichi/la-gramatica